Detecta PROFEPA daños al ecosistema en Dzilam y Chuburná

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó la clausura de predios en Chuburná, Progreso y en Dzilam de Bravo. De acuerdo con un comunicado, personal de la Profepa en el Estado detectó la eliminación, corte y fragmentación de vegetación de manglar para realizar actividades de relleno y ocupación de humedal costero, así como el desazolve de un canal dentro de un estero, para dar acceso y resguardo de embarcaciones tipo ribereñas.

Ante ello, la dependencia realizó una operación en la que detectó daños al ecosistema de humedal costero con presencia de manglar en una superficie total de 19,018 m2, , derivado de las inspecciones en tres predios de Chuburná Puerto, Progreso, y en uno de Dzilam de Bravo.

En dos de las revisiones en Chuburná Puerto, se detectó una afectación de 10,458 y 1,720 m2, respectivamente, donde se realizaron actividades de relleno y ocupación de humedal costero con presencia de las cuatro especies de mangle: botoncillo (Conocarpus erectus), blanco (Laguncularia racemosa), rojo (Rhizophora mangle) y negro (Avicennia germinans).

En el predio de 10,458 m2, además, se observó que se encontraba dividido en unos 50 lotes.

En el tercer terreno inspeccionado en Chuburná, los inspectores identificaron la eliminación, corte y fragmentación de vegetación de manglar, así como el relleno en una superficie de 6,390 m2 del humedal costero, con presencia de mangle blanco y negro.

En la visita efectuada en Dzilam de Bravo, se detectó relleno del humedal costero y desazolve de un canal dentro del estero para dar acceso y resguardo de embarcaciones ribereñas, donde se afectó una superficie de 450 m2 con vegetación de las especies de mangle botoncillo, blanco y negro.

Las cuatro especies de mangle afectadas se encuentran listadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-Semarnat-2010, bajo la categoría de especies amenazadas.

Los inspectores solicitaron a los visitados en los cuatro predios la documentación para establecer la legalidad en esas actividades. Sin embargo, ellos carecían de las autorizaciones en materia de impacto ambiental que otorga la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

A fin de evitar que se continúe poniendo en riesgo de daño a los recursos naturales y al medio ambiente por las obras y actividades inspeccionadas, se impuso la clausura total temporal de dichos predios, con fundamento en el artículo 170, fracción I, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente.

La sanción económica a la que pueden hacerse acreedores los responsables de los predios inspeccionados es por el equivalente de 30 a 50,000 veces la Unidad de Medida y Actualización vigente (de $2,418 a $4.030,000), de acuerdo con el artículo 171, fracción I, de la mencionada ley.

Al Interior TV

 
 
 

Radio en vivo

Videos

facebook